miércoles, 11 de mayo de 2016

De los peatones y las ciclorutas

Hace dos semanas recibí una invitación a una reunión en la sala de juntas de la alcaldía, para conocer un estudio que venían desarrollando unos expertos alrededor del uso de la bicicleta en Valledupar. Como en otras ocasiones, me pidieron que invitara a algunas personas que les pudiera interesar el tema. El caso es que participé de la reunión, con varias personas más. Consignaré aquí, mis impresiones al respecto.
El estudio en cuestión era el “Plan para recuperación de espacio público y mejoramiento de la infraestructura para la bicicleta en Valledupar”. Un trabajo que financia completamente la CAF (Corporación Andina de Fomento, autodenominado el Banco de Desarrollo de América Latina), que costó varios cientos de millones de pesos, y que privilegió a solo 2 ciudades en Colombia: Valledupar y Montería.
En la presentación -muy interesante- sustentaron las razones que deben motivar un plan de acción urgente para que en Valledupar se empiece a mejorar la oferta de espacio público y la infraestructura para peatones y ciclistas.
Las cifras
Los viajes diarios que se realizan en una ciudad, así como el modo de transporte utilizado para esos viajes, es una medida que nos permite comparar ciudades con el mismo rasero, guardando las proporciones. En Valledupar se realizan diariamente unos 420 mil viajes en total, de los cuales 52 mil (12%) se realizan a pie. Sí, a pie, con el mismo calor, el mismo sol y la misma inseguridad, por los que nos quejamos tanto. Y en bicicleta se realizan 32 mil (8%). ¿Quiénes son? Los más humildes por lo general, en gran medida mujeres y niños.
Para tener una idea de estas cifras, en Bogotá, que goza de un clima agradable, una red de 450 kilómetros de cicloruta habilitada, y varias décadas impulsando la bicicleta; sus viajes en este medio alcanzan sólo el 5% (en 2000 era el 1%). El nuevo alcalde Peñalosa se ha propuesto llevar a mil, los kilómetros de cicloruta, para lograr ser la primera ciudad en Latinoamérica en tener una cifra porcentual de viajes en bicicleta de dos dígitos. Lo curioso es que estamos más cerca de lograr esa meta en Valledupar, pero aquí no es una apuesta.
Es cierto, las comparaciones son odiosas, y más si lo hacemos con Bogotá, que poco en común tiene con Valledupar. Bueno, miremos entonces hacia Montería, que en el periodo anterior se dio el lujo de terminar 32 kilómetros de cicloruta interconectadas por toda la ciudad. O veamos lo que ha hecho Barranquilla, o lo que inició Santa Marta. Y allá también hace calor, hasta donde tengo entendido.
Ahora, revisando los detalles de las cifras del estudio realizado en Valledupar, hay que decir que alrededor del 70% de los viajes en bicicleta, se originan o terminan en el centro de la ciudad. Ratificando lo que había dicho ya el estudio de la Universidad Nacional contratado por el SIVA en años anteriores.
A los usuarios de bicicleta (los actuales, no los potenciales) se les indagó por sus trayectos y se determinó que hay básicamente dos grandes canteras de ciclistas en la ciudad: una al sur y otra en la comuna 5. Analizando el mapa presentado en el estudio, se observa que las líneas de flujo más importantes conectan los barrios San Fernando y Panamá (en el sur) con la zona céntrica; y el sector del barrio La Nevada (noroccidente) con el centro también. Adicionalmente, muestra otras rutas importantes que conectan la zona céntrica (otra vez) con Mareigua, Villa Dariana, y Primero de Mayo y Siete de Agosto.
Quiere decir que no solo los bicicarriles que se hicieron en el ocaso de la anterior administración eran necesarios, sino que nos hace falta prolongarlos y agregar otros tramos más; que tampoco estarán exentos de la crítica de muchos sectores que no ven con buenos ojos el recorte del espacio en la vía para los vehículos particulares.
Lo curioso es que este estudio propone al menos 100 kilómetros de bicicarriles para estos 4 años (en Sao Paulo en un año hicieron 320), y los propone incluyendo los trayectos establecidos ya en la carrera 9 y la calle 17. Obviamente corrigiendo errores que se cometieron en la ejecución de esos primeros tramos, socializando bien las intervenciones, cumpliendo con las normas vigentes para la señalización y demás; pero con la firme convicción de ofrecer una alternativa de movilidad segura y sostenible a los vallenatos.
¿Qué dice la administración?
Básicamente lo que ha planteado el alcalde y su secretario de tránsito es que ellos no se oponen a las ciclorutas, pero que están esperando un fallo judicial; que sí van a hacer más, pero de manera diferente; y otras razones que parecen esconder su desinterés por darle continuidad y mejorar una obra de la administración anterior.
Para empezar a hacer pedagogía con los vendedores ambulantes para que no ocupen la cicloruta y empezar a sancionar las motos que usan estos bicicarriles, no se necesita un fallo judicial. De hecho, lo que se necesita es simple voluntad política. ¿Será que se le agotó la creatividad al Tuto que hace unos años se mostraba como el padre de la cultura ciudadana?
También le escuché al alcalde decir que en esos tramos de bicicarril no hay suficiente flujo de bicicletas. Y tal vez es cierto, pero toca agregar que estos procesos son lentos y sólo se podrán juzgar con el paso del tiempo. Y sin embargo, quiero recordar al caso de la carrera 11 en el norte de Bogotá: hace 15 años Peñalosa decidió establecer esa cicloruta sobre el andén, y también fue duramente criticado porque en esos sectores de clase alta no se usaba la bicicleta. Hoy, la decisión de bajar de la acera a la calle el tramo que va de la calle 100 a la calle 82, obedece -entre otros- al éxito y la sobreocupación de dicha cicloruta.
Y otro de los puntos tocados tanto por el alcalde como por el secretario, es la posibilidad de establecer unos bicicarriles que no cuenten con las barreras (bolardos, mojones, hitos, etc.) que los separan del resto de la vía, sino por unos “reflectores” y simple demarcación horizontal (pintura). Ese día le pregunté al consultor encargado del estudio su opinión al respecto y su respuesta fue: “es posible, pero no deseable”. Hay que entender la importancia de estas barreras, no muy estéticas (es cierto), pero que tampoco se instalan por puro capricho. Pues cumplen un papel vital de seguridad y salvaguardan la integridad de los ciclistas, de la arbitrariedad de conductores de vehículos y motos. Pues es apenas entendible que quien va en una bicicleta está en desventaja frente a los otros vehículos, y llevará la peor parte en caso de un accidente.
La invitación
Mi invitación, alcalde, es a que haga una pausa y valore esta propuesta de la CAF, que deben entregar de manera completa en el mes de abril; y que privilegió a Valledupar entre muchas ciudades. Para que decida si vale la pena o no atreverse a implementarla.
Pero sin titubeos, sin excusas, sin complejos, que le permitan a Valledupar avanzar y no dejar perder una inversión que ya se hizo (casi $1.300 millones) y que le puede servir de insumo para mejorar y ampliar el uso de la bicicleta en esta ciudad. Porque no sólo se trata de los bicicarriles, sino del sistema de bicicletas públicas y de la recuperación de espacio público para los peatones.
Lo interesante es que la propuesta contempla un plan de rápida y poco costosa implementación que entre 6 y 12 meses, dará importantes victorias que pueden ser capitalizadas por usted y su equipo. Pero para todo eso no falta sino una sola cosa: voluntad política!
Ahora, si definitivamente no le va a apostar al tema porque no le gustan esas ciclorutas (como lo ha dicho en varias ocasiones también), qué bueno sería que lo dijera de manera clara y no con excusas; para que los 2 meses que todavía faltan por terminar el estudio, se aprovechen a los expertos para otro tema que sí le guste.
Y si lo que quiere es simplemente congraciarse con los conductores de vehículos particulares (entre los que yo me incluyo), lamento decirle que no somos muchos más, pues sólo el 11% de los viajes totales se hacen en este medio.
Y por último -por si las suspicacias- esto NO es cuestión de los ciclistas que usamos la bicicleta por deporte o diversión, ni de los que compran bicicleta de alta gama; se trata de los miles de vallenatos cuyas posibilidades económicas los limitan a encontrar en la bicicleta y en la caminata, su medio de transporte para el día a día.
Twitter: @pipearaujoariza

jueves, 5 de mayo de 2016

Probando como ciclista urbano

Bueno, decidí traerme la bicicleta a Bogotá porque un amigo me había propuesto hacer una ruta de montaña por la represa del Sisga el fin de semana pasado. El caso es que no se pudo hacer ese recorrido, pero vencí el miedo al atraco (y la flojera) y me lancé a hacer el recorrido a la universidad en bicicleta.
Además de miedo y flojera, el desespero que se siente en un taxi por aguantarse el trancón de regreso a las 6PM, luego de estar en clases desde las 7AM, fue otro de los motivos. Eso, para no hablar de las propinas que toca ofrecer (EASYTaxi), para que aparezcan los benditos amarillos.
El recorrido es de unas 50 cuadras en línea recta, pero como toca bajar hasta la cicloruta y luego subir al destino, pueden ser más de 70. Esta fue mi experiencia: en la mañana al salir hace buen frío, sobretodo porque es bajada. Toca en la vía (sin bicicarril) unas 21 cuadras, pero los vehículos son tolerantes con el ciclista, en su gran mayoría. Riesgo (del atraco) en ese trayecto no hay mucho porque vas a buen ritmo; y si acaso lo hay, uno ni se percata.
Ya en la cicloruta, el ritmo es más lento: semáforos, peatones, desniveles en cada esquina, ciclistas, etc. Pese a ir más despacio, no hay sensación de inseguridad. Debe ser porque hay mucha gente en el mismo cuento de uno. Una que otra bicicleta de marca, pero el grueso es gente humilde. Jóvenes (de ambos sexos) la gran parte, pero también se topa uno con uno que otro canoso y gente mayor.
Ya a esta altura, el cuerpo va tibio por el ejercicio y no se siente ni frío ni calor. En el último trayecto -que toca subir- ya empieza uno a sudar. Llega uno a la universidad, deja la bicicleta en el CityParquing (creo), en parqueaderos dispuestos en el primer piso, justo al lado de la caja. El que tiene candado la asegura, el que no tiene, se lo suministran. Pasa a la caja, da la cédula, la marca y el color, y le entregan una tarjeta con chip igual a la de los carros, pero con un pedazo de cinta de enmascarar que dice "bici".
Primer mito: NO es más rápido ir en bici. Aunque debe ser en el trayecto que acostumbro a hacer, y a la hora que lo hago (me gusta salir temprano, cuando todavía el trancón no es tan grave). Bueno, me demoré 10 minutos más que en un taxi, pero me gasté $10 mil (mínimo) menos. Y que me haya aguantado una clase de 4 horas sobre GENÉTICA sin dormirme, ya es mucha ganancia.
Otro punto a favor es que puedes pasar el resto del día en la universidad sin chaqueta y no da frío. Además, con el ejercicio como que el cuerpo se activa totalmente y se siente uno más despierto. Un compañero que me ve el casco, me sugiere que descargue una aplicación sobre la que ya había leído.
Regreso: entregué la tarjeta, pagué $2 mil de parqueo (por 11 horas), reclamé la bicicleta y arranqué. De regreso la cosa es un poco más suave, parece que uno va en descenso todo el tiempo. Pese a que entra la noche, tampoco se siente inseguridad, debe ser porque encuentra uno mucha más gente pedaleando el mismo trayecto. Se ven personas de mayor nivel económico por la tarde, sin duda.
Para salir de la cicloruta decidí tomar una vía que sabía que era más dura, pero que lucía más segura. Todo en orden, pero la última subida (como unas 20 cuadras) me obligó a parar en la mitad a tomar aire. Finalmente llegué sano y salvo, pero completamente sudado. Me dormí a las 8PM sin antes poner la alarma.
Día 2: curiosamente me levanto a tiempo sin alarma, y antes de salir bajé la aplicación Biko SAS y la pongo a rodar. El trayecto de ida es básicamente lo mismo, pero en la última subida me quité la chaqueta y llegué menos sudado a la U. En el día, la misma sensación con el clima y de actividad del cuerpo.
Termino clases y voy al parqueadero, entrego la tarjeta, me piden que muestre el carnet de estudiante, lo hago, y no me cobran. Pregunto y me dicen que es gratis el parqueadero (11 horas otra vez) para los estudiantes, pero mostrando el carnet. Libero del candado la bicicleta, me monto, y noto que está falla de aire atrás (¡ahí si la vi complicada!). Me acerco a los de seguridad del parqueadero y pregunto por una bomba. Nada. Pregunto dónde habrá una llantería cerca y me dicen que a 4 cuadras. Aprovecho que es bajada y voy sin sentarme. Llego y en efecto ahí está, me resuelven y le doy $3 mil al muchacho.
Sigo mi viaje y decido salirme de la cicloruta mucho antes de donde lo hice el día anterior. Una vía que  luce menos segura, pero que es más corta y con la subida menos pronunciada. En realidad, no vi mayor riesgo por esta vía, la subida si es un poco más suave, y se ahorra uno casi 3 kilómetros (eso sí, haciendo un cruce indebido). Igual llego sudado a la casa, pero menos que el día anterior.
Conclusiones: puedo dar fe que es una gran experiencia y que vale la pena repetir. En la medida en que más personas se atrevan, seguro mejorará la movilidad. Aunque fui tomando precauciones (mirando a los alrededores constantemente), pienso que lo de la inseguridad es más producto del prejuicio que uno tiene. Creo que al final terminas pasando más desapercibido en la bicicleta que caminando. Pese a que mi bicicleta no es que pase muy desapercibida que digamos (por las llantas).
En los dos días hice cuatro trayectos que suman 34,9 kilómetros; 2 horas y 33 minutos pedaleando, y 19 minutos en pausa (en semáforos y/o descansando); y quemé 2.046 kilocalorías (eso dice el Runtastic). Me gané 19 Bikos por mis dos últimos trayectos con la aplicación. Son una especie de puntos que se acumulan con los kilómetros recorridos y que puedes luego canjear por descuentos o promociones en sitios como Creppes & Waffles.
Y hasta para escribir salió buena la ‘bicicleteada’ urbana, porque todo esto lo iba a compartir en unos cuantos tuits y miren el larguero, que terminó volviéndose columna. No lo alargaré más, aprovecharé la oportunidad para desempolvar un blog al que tengo dos años de no cargarle nada, y luego dormiré tranquilo. Y si mañana no amanece pinchada, pedalearé nuevamente.
Twitter: @pipearaujoariza

lunes, 7 de abril de 2014

Pautas para participar en Cabildo Abierto

CONCEJO DEFINE METODOLOGÍA DEL CABILDO ABIERTO EN DEFENSA DE RÍO GUATAPURÍ



Valledupar 7 de abril de 2014. Temática, metodología, invitados especiales fueron definidos por el Concejo de Valledupar, para lo que será el Cabildo Abierto en defensa de río Guatapurí a realizarse el próximo 22 de abril en el auditorio de la Escuela de Bellas Artes. 

El concejal, Hernán Felipe Araujo quien viene liderando la realización de éste cabildo abierto, ante la crítica situación que enfrenta nuestra máxima fuente hídrica, como lo es el río Guatapurí, indicó que las ponencias deben ser inscritas previamente.

“Las personas interesadas en participar en el cabildo deberán elaborar e inscribir sus ponencias o informes en la Secretaría general del Concejo a partir de hoy 7 de abril, hasta el 15 abril de 2014”.

Las ponencias cuyo contenido no debe ser superior a tres páginas, con base al temario establecido, dispondrán en el desarrollo de este espacio de concertación, de cinco minutos, y la intervención y sustentación será de acuerdo al orden de registro e inscripción.

Todas las personas residentes en el Municipio pueden participar, en lo posible agruparse por comunas, barrios, agremiaciones, nombrar voceros o interlocutores para que participen en este espacio de participación ciudadana y así, reflexionar sobre la urgente necesidad de articular esfuerzos y asumir compromisos concretos para la preservación del río Guatapurí.

Los temas a desarrollar en el cabildo son: 1. Reflexiones, inquietudes y propuestas sobre la realidad actual y el futuro de la cuenca alta del río Guatapurí. 2. Reflexiones, inquietudes y propuestas sobre el futuro y realidad actual de la cuenca baja. 3. Cambio climático, impacto sobre la fuente hídrica, Inquietudes y propuestas.

La participación en el cabildo será abierta organizada, se esperan las intervenciones del alcalde de Valledupar, un representante de Ministerio de Ambiente, Corpocesar, congresistas, concejales, invitados especiales y todos quienes con anticipación inscribieron su ponencia.

Concejal Castro pide cuentas sobre el Parque Lineal de Hurtado

CONCEJO SOLICITA INFORME SOBRE ESTADO ACTUAL DEL CONTRATO DEL PARQUE LINEAL DE HURTADO.



Valledupar 31 de marzo de 2014. A través de un derecho de petición enviado a las secretarías de Obras y Hacienda del municipio, el concejal José Santos Castro solicitó informe del estado en que se encuentran las obras que se desprenden del contrato del Parque Lineal de Hurtado.

El concejal Castro sostuvo que es preocupante que hasta la fecha no se tengan avances de este importante proyecto, que se encuentra inconcluso de desde hace varios años. “El periodo anterior lideramos un debate a las obras inconclusas de Valledupar, y dentro de las cuales reposa el Parque Lineal de Hurtado, sin ningún tipo de avance en las obras físicas, y sin ninguna decisión jurídica frente a la liquidación del contrato”. 

El derecho de petición enviado a las sectoriales del municipio solicita un informe que determine si a la fecha existen cuentas de cobro por parte del Banco de Occidente, contratista, reclamando pagos del contrato del Parque Lineal de Hurtado.

“Queremos saber cuántos pagos ha realizado el municipio de Valledupar por este concepto al contratista Banco de Occidente y a cuánto asciende la deuda por la ejecución del proyecto del Parque Lineal de Hurtado”, dijo José Santos Castro quién sostuvo que en su mayoría las obras inconclusas de Valledupar no se les ha dado continuidad por celos políticos.

Agregó el Concejal que es necesario saber el estado en qué se encuentra la ejecución del contrato, incluyendo la obra del mirador del Santo Eccehomo, y que se ha determinado por parte del gobierno actual para culminar ésta parte del proyecto, y las razones por las cuales no ha continuado.

“Se acerca la celebración de la Semana Mayor y es muy seguro, que como en los últimos años los feligreses empiecen a preguntar qué ha pasado con esta obra tan esperada por los devotos de santos Ecce Homo. Queremos saber si la obra continuará o será demolida, máxime cuando no se ve ningún tipo de avance”.

Otra de las pretensiones del derecho de petición es conocer si existen demandas en contra del municipio de Valledupar, por parte de los contratistas de esta obra.

Aprobado Cabildo Abierto por el río Guatapurí

CONCEJO DE VALLEDUPAR LIDERARÁ CABILDO ABIERTO EN DEFENSA DEL RÍO GUATAPURÍ


  • Para la jornada se espera la participación del Ministerio de Ambiente


  • “Llegó el momento de revisar responsabilidades en el manejo del río”: Concejal Araujo Ariza


Valledupar 25 de marzo de 2014. De manera unánime el Concejo de Valledupar aprobó la proposición presentada por el concejal, Hernán Felipe Araujo Ariza, para la realización de un Cabildo Abierto en defensa del río Guatapurí.

Araujo Ariza manifestó que el Cabildo Abierto tiene como fin estudiar la situación que atraviesa el río Guatapurí y, entre todos los actores buscar una efectiva solución que coadyuve a la conservación de la cuenca hidrográfica más importante de la ciudad.

“Vamos a tomar la bandera en éste tema de tanta envergadura para todos los vallenatos; queremos sentar un precedente y empezar a revisar las responsabilidades que le competen a las entidades a cargo del manejo de esta importante cuenca”, sostuvo el concejal ponente. 

Entre los temas que serán abordados en el desarrollo del Cabildo Abierto están el cambio climático y su impacto en el rio, manejo en la parte alta de la cuenca y su relación con el territorio indígena, y la cuenca y toda la incidencia, vertimientos y manejo ambiental.

Para esta importante jornada serán invitados el Alcalde de Valledupar, Fredy Socarras, gerente de Emdupar, Luis Eduardo Gutiérrez, director de Corpocesar, Kaleb Villalobos, Jefe de Planeación municipal, asociaciones protectoras del río Guatapurí, medios de comunicación y comunidad en general.

La realización del evento está prevista para antes de la Semana Santa, por lo que la corporación estará dando a conocer en próximos días, a través de los medios de comunicación, la fecha y lugar definido para este espacio.


Agregó el concejal Hernán Felipe Araujo Ariza que se está gestionando la participación del Ministerio de Ambiente en esta importante jornada.

martes, 1 de abril de 2014

Recursos para la "Permanente"

CONCEJO DE VALLEDUPAR GESTIONÓ RECURSOS PARA MEJORAR INFRAESTRUCTURA DE LA PERMANENTE

Valledupar 27 de marzo de 2014. Importantes recursos fueron gestionados por el Concejo de Valledupar para mejorar las instalaciones de la ´Permanente´.



El concejal José Guillermo Yamin Castro explicó que la situación fue expuesta ante la Administración Municipal, quien dio una respuesta positiva y oportuna ante la solicitud de la corporación, al destinar recursos importantes para el arreglo locativo de la Inspección Central Permanente de la Policía, ubicada en la carrera 3.

“Recibimos una queja por parte de los trabajadores de la inspección y de inmediato iniciamos la gestión ante el gobierno local para lograr mejorar dichas instalaciones, que no solo están deterioradas en su parte locativa, sino que a su vez los empleados se ven obligados a laborar con herramientas obsoletas”, sostuvo el concejal quien lideró la iniciativa.

Más de 80 millones de pesos, según respuesta enviada por la secretaria de Gobierno Municipal, serán destinados en una primera etapa de intervención. El concejal José Yamin Castro agregó que la intención de la Alcaldía es realizar una segunda intervención, y así mejorar sustancialmente la infraestructura de esta inspección.

El concejal José Yamin Castro indicó que la corporación inicialmente tenía la intención de realizar un debate al tema, toda vez que el mal estado de estas instalaciones, producto del olvido de las administraciones de turnos, se ha venido acrecentando con el paso de los años, pero se desistió, debido a la respuesta del gobierno municipal, que daba cuenta de la cristalización de estos importantes recursos que irán a mejorar la calidad en la función y atención de los funcionarios y comunidad en general.

Agregó el corporado que si en dos meses no se ha cumplido con este compromiso, será citado al Concejo el Secretario de Gobierno, responsable del tema y quien dio respuesta a la solicitud de la corporación.

Oficina de Prensa - Concejo de Valledupar

miércoles, 26 de marzo de 2014

MI COLUMNA

Ni atracadores ni sicarios

Por: Hernán Araujo Ariza



Hace varios años, cuando empezó a masificarse en Valledupar (y demás ciudades de la costa) el uso de motocicletas particulares como medio de transporte informal, esquema que no tardamos mucho en bautizar como mototaxismo; empezamos también a ver cómo los alcaldes de turno se las ingeniaban para adoptar medidas que frenaran el fenómeno, que llegó a tener un crecimiento vertiginoso.

Luego de probar varias alternativas, hoy en Valledupar se mantiene una medida que prohíbe el uso de parrillero hombre mayor de 14 años en motocicletas. Medida que se ha venido renovando periódicamente por plazos de 6 meses.

Se ha encontrado en esta prohibición, un medio no muy elaborado, pero efectivo con tal de perseguir varios fines: facilitar el trabajo de la Policía para contrarrestar el hurto y el sicariato, toda vez que una moto que movilice a dos adolescentes o adultos varones, será sospechosa; y mantener a raya el descontento de los gremios del transporte legal -léase taxis y buses- porque se combate de manera directa su competencia desleal.

Es entonces, la lógica del fin que justifica los medios, lo que nos ha impuesto una prohibición que resulta abiertamente discriminatoria, y de la que nadie rinde un informe de resultados, positivos o negativos. Si es que los hay.

Y precisamente, por esa lógica facilista de la prohibición generalizada y prolongada, que no comparto, es que he propuesto revisar la medida, en una discusión sensata y sincera ante TODA la comunidad. Y no simplemente en un reducido Consejo de Seguridad, donde parece imperar la doctrina policial.

Ahora bien, la medida trae un desgaste acumulado, pues cada vez se respeta menos; minando el principio de autoridad. No obstante, en ningún momento la propuesta ha caído en el populismo de exigir la derogatoria del decreto. Lo que se quiere es más sencillo: o se mantiene, ajustando lo que está fallando, para que se cumpla cabalmente; o se acaba con la prohibición y punto.

Lo que planteamos es darle la cara a la ciudadanía, para hablar de la efectividad de la prohibición y se explique lo inminente de su necesidad. Que se analicen las alternativas que le debiéramos estar ofreciendo al 50% de la ciudad que hoy NO está cubierta por las rutas de buses. También es momento de revisar si operativamente tenemos la capacidad para hacer cumplir la medida, pues al fin y al cabo, en manos de la Policía está, que el decreto sea letra muerta o no.

Lo que buscamos es abrir espacios de discusión que enriquezcan y nutran las medidas que se toman desde lo público, y que inciden directamente –¡y de qué manera!- sobre la vida diaria de los ciudadanos. Es cuestión de restaurar un puente de comunicación que hoy NO existe, entre la comunidad y su mandatario. Al menos para este tema.

Ahora, la discusión NUNCA se ha planteado en defensa del mototaxismo, se ha planteado en defensa de muchos vallenatos que no teniendo para comprar un carro, optan por la moto, y les estamos condicionando su uso, con el decreto. Es en defensa de los muchos vallenatos que a diario tienen que ingeniarse cómo salir de sus barrios a trabajar o estudiar, porque no nos atrevemos a proponer medidas más sensatas y menos discriminatorias. En defensa de todas esas personas que andan en moto y no son ni mototaxistas, ni atracadores, ni fleteros …ni mucho menos sicarios.

MI ÚLTIMA PALABRA: Seremos una ciudad moderna y sostenible, en cuanto empecemos a cambiar los hábitos de los ciudadanos. ¿Qué tal si implementamos el día sin carro en Valledupar, al menos una vez al mes? ¿No será esa, la oportunidad para invitar a muchos a bajarse del vehículo particular, y que les quede gustando? Sería al menos equitativo, empezar a contemplar estas opciones y no sólo fijar nuestras miradas sobre las motos!

Twitter: @pipearaujoariza